Subiendo

No son las más empinadas e incluso puede que no sean tampoco las más largas, pero lo que seguro que pensamos muchos es que pocas escaleras en Ciutat más incómodas que las de las calles d’en Brossa y el Pas d’en Quint.