Paseo estudiantil

Colegiales paseando una mañana por el casco antiguo. Para alguno de ellos, probablemente sea la primera vez, y quién sabe si la última, que pasa por allí. Carrer Miramar.

Tendedero

Aunque perseguidos, y con razón, por las ordenanzas municipales de medio mundo, los tendederos exteriores aportan un signo de humanidad y cercanía en la ciudad. Por lo que he podido comprobar, este de la fotografía tiene vocación de permanencia callejera. Carrer de la Pólvora.

Pelleteria

Calle que trae recuerdos de panes, ensaimadas, cremadillos y otras numerosas exquisiteces que dejaron de hornearse hace unos pocos años, cuando cerró el carismático forn que allí se había establecido muchísimo tiempo atrás. Como triste recuerdo, aun cuelga de su fachada el letrero anunciador.

Empedrado

Gracias a la Empresa Municipal de Aguas y Alcantarillado, no tenemos que esperar a la escasa lluvia para poder obtener imágenes como esta, de una calle cercana a un monasterio cuya propiedad originó un pleito entre una comunidad de monjas y el obispado.