Pelleteria

Calle que trae recuerdos de panes, ensaimadas, cremadillos y otras numerosas exquisiteces que dejaron de hornearse hace unos pocos años, cuando cerró el carismático forn que allí se había establecido muchísimo tiempo atrás. Como triste recuerdo, aun cuelga de su fachada el letrero anunciador.