Aleros

El casco antiguo de Palma está repleto de aleros que asoman a sus estrechas calles. Son difíciles de ver para el paseante común porque requieren de un ejercicio poco habitual en ellos: levantar la cabeza hacia lo alto. Quienes lo hacen, obtienen un premio estético reservado a la minoría. Carrer de Ramon Llull.

Deja un comentario